Ir al contenido principal

Aprendiendo cosas viejas


Vaya la verdad por delante: El que suscribe no es dungeonero.

No me malinterpretéis, no es una crítica sino un hecho. Empecé en esto del rol en un pasado histórico (el Nihon de "Tierra de ninjas") para saltar a un futuro violento ("cyberpunk" of course), dejando de lado un montón de juegos y ambientaciones, entre ellos el D&D.

(Reconozco que unas cuantas partidas de AD&D 2ª ed. sí jugué pero fueron a Dark Sun así que, como dijo una de las protas de "Una pandilla alucinante": ese no cuenta).

Todo esto viene simplemente para que entendáis mis circunstancias a la hora de leerme por primera vez un retroclon: nunca había jugado al D&D "a la antigua" y la verdad es que este tipo de juegos no me llamaban, para qué mentir.

A lo que iba: me pasan un juego de estos, lo empiezo a leer... y no lo entiendo.

No es que estuviera mal escrito o que lo estuviera pero en Lengua Negra, es que el reglamento no tenía sentido para mi; era tan... sencillo... ¿dónde estaban las listas de habilidades? ¿y los modificadores, las tablas de críticos, los márgenes de éxito y fracaso, los momentos de reación, las maniobras de combate y un largo etc?

Estaba alucinando ¿y la gente compra esto? peroperopero ¿porqué? Es como tener una PS3 y que derrepente te la quiten y te den una nintendo de 8 bits.

Mientras seguía rumiando mis dudas a cada nueva página se me dio por comentárselas a un amigo (sí, tú, que no te nombro para que luego no digan por ahí que estás hasta en la sopa); Tras unos minutos de chateo exponiendo mis quejas con algún "ajá", "sí", "entiendo" por su parte, remató la jugada diciéndome que sí, que tenía razón.

"¿Entonces?"

"Que digo que sí, que no has entendido de la misa la mitad. Anda, leete esto y luego me cuentas"

Unos breves segundos de tecleo después apareció en mi pantalla este link. Obviamente lo descargué, empecé a leerlo... y se me cayó la mandíbula al suelo (bueno, la verdad es que me estaba poniendo colorado de vergüenza mientras la quijada se me acercaba a los pies pero tampoco es plan de ponerme en evidencia en público... maldición... debería aprender a callarme).

Al fin lo entendía: lo importante no es el reglamento, es el modo de juego; no son los personajes, son los jugadores.

Ahora sí que estaba preparado para leer el reglamento y huelga decir que me pareció fantástico y justo lo que ese tipo de partida necesita (bueno y que ahora entendía muchas "manías" y anécdotas de amigos míos con más solera rolera que yo; claro, lo que me fallaba era el contexto) .

Entonces, os preguntaréis, ¿a qué narices viene todo esto? pues viene a que, si como yo no tuvisteis oportunidad de disfrutar de una campaña à la "Old School" y no sois fans de los retroclones, informaos convenientemente antes de juzgar el libro por las tapas. Seguro que os maravillaréis del mundo de posibilidades que tendréis al alcance de la mano.


Sed buenos.



P.S.: gracias por el enlace Tru ;)
13 comentarios

Entradas populares de este blog

Redención, el JdR

Saludos, pacientes lectores; ¿es mi imaginación o cada vez me parezco más (metafóricamente) al conejo de Alicia en el país de las maravillas? ya sabéis, por eso de llegar tarde y no por... ahora que lo releeo, la frase anterior suena fatal... en fin, el caso es que, una vez más, este pobre villano vuelve a actualizar cuando puede (que el tiempo es escaso por estos lares) pero vayamos al grano que es lo que realmente os interesa. Lo que tenemos hoy para vosotros es un comentario del juego de rol Redención, que supongo que el que más y el que menos lo conocerá aunque no lo haya leído; seguro que para este grupo de gente será interesante lo que nuestro estimado Tiglat (saluda majo) tenga que decirnos. Aviso (para que luego no me tachen de traidor): este artículo tiene spoilers muy gordos sobre la ambientación así que avisados estáis (bueno, la verdad es que el autor también avisa cuando toca pero, como dice el refrán, mejor cenar dos veces que dar explicaciones).

Y ahora sí, sin más rollo…

Segunda estrella a la derecha, todo recto hacia el mañana

Saludos a todos

Retomando lo comentado ayer, en efecto, el que suscribe es bastante fan de la ciencia ficción en general y con bastante cariño por Star Trek en particular; tanto es así que hace unos años, creo que en las primeras Barnalúdicas, le comenté a Trukulo mis más y mis menos con las diferentes encarnaciones roleras del universo de Gene Roddenberry y su respuesta fue algo así como "pero si es muy fácil, háztelo tú mismo. Pillas el Rápido y Fácil, diez minutos hackeándolo y ya tienes tu juego". Aunque su propuesta me gustó y estuvimos un rato trabajando en ello, con el paso de los días y las notas que iba recolectando, aquello lo iba retorciendo más y más en busca de mi idea de la ambientación, tanto fue así que cuando nos volvimos a juntar y le comenté todo lo que había hecho... digamos que frunció un poco el ceño al tiempo de un "iyo, esto ya no es RyF y visto lo que quieres hacer ¿no te sería más fácil crear uno de cero?". Razón no le faltaba así que a el…

Las momias y los juegos de rol (parte 1 de 2)

All the old paintings on the tombsThey do the sand dance don't you know If they move too quick (oh whey oh) They're falling down like a domino.
“Walk like an egyptian” The Bangles

-¡Ya te vale, papá! ¡Has resucitado a otra momia y aquí pone que controla el poder de los cinco elementos!
La Momia III: La tumba del emperador dragón


MOMIAS Y JUEGOS DE ROL

(por Magus)
Me encontraba tranquilamente dedicado a la tarea de cortar unas hojas de nabicol para hacerme un nutritivo y suculento caldo de verduras para combatir el frío y el mal tiempo, cuando de repente me hice un corte en un dedo. Acudí a mi botiquín (un bisturí, una sierra de cortar huesos y un poco de cloroformo nunca pueden faltar en una casa) y me di cuenta de que me había quedado sin tiritas. De repente me fijé en el rollo de esparadrapo y tuve una repentina inspiración: ¿Por qué no hacer un artículo sobre momias y juegos de rol para Baúl Bizarr…