Ir al contenido principal

Tal día como hoy...

Supongo que el que más y el que menos se acordará del 4 de marzo (antes más conocido por ser el día del DM) aunque sin duda el del año pasado fue diferente; una pena que no fuera por algo felíz precisamente. En fin, ya que en su momento dije lo que pensaba, hoy le cedo la palabra a nuestro nuevo colaborador, Tiglat (saludo, saludo), para que nos dé otro punto de vista (aunque algo me dice que no será nada que nos suene ajeno o extraño ¿verdad?).

Anyway, game must go on!


------------------------------------------------------------------------------------------------


Esto de las efemérides es algo curioso.

Cada uno conoce o recuerda aquellas que lo afectan en lo personal, ajeno a que cada día es la efeméride de algo o de alguien. Personalmente suelo utilizar las efemérides de la gran historia como truco nemotécnico para recordar algo más personal como los cumpleaños. Aquellos que puedo enlazar directamente con la gran historia, como el de una amiga que cumple años el 14 de abril día de la proclamación de la Segunda República, los recuerdo. Aquellos que no puedo enlazar directamente los olvido.

Os preguntareis a que viene esto. El 4 de Marzo del 2008 murió Gary Gygax.

La primera vez que oí hablar del susodicho fue en 1993 cuando uno de los matones de la clase comenzó a hablarme de algo llamado AD&D y los juegos de rol en general. He de reconocer que sus explicaciones no me permitieron entender qué era eso del rol más allá de que debía ser divertido e interesante. Al menos lo bastante divertido e interesante como para que el gañán que no había cogido un libro en su vida se dedicara a leer y a martirizarme con batallitas en vez de hacerlo de la forma usual. Después llegué a la universidad y allí descubrí que era eso de jugar a rol.

Han pasado muchos años y aunque ya casi no juego debido a las circunstancias el rol sigue presente en mi vida. Compro y leo manuales, visito páginas y blogs, etc. Y lo más importante de todo: mis mejores amigos los conocí delante de una mesa tirando dados. Todo eso fue posible gracias a que el señor Gygax decidió un día hacer la pregunta fatídica: ¿Qué hacéis? Indudablemente yo no conocí a Gygax personalmente, es más ni siquiera he jugado directamente a algo hecho por el. AD&D, sucesores y antecesores nunca han sido mis juegos. La única campaña que he jugado de dungeons se situaba en Dar Sun, la ambientación por excelencia de los que no les gusta dungeons. Pero no importa porque la idea de la que surgió todo fue la de Gygax.

En estos tiempos de disquisiciones sobre vacas sagradas a eliminar (pobres bovinos), juegos indies versus juegos tradicionales y sobretodo egos como montañas, muchos niegan a Gygax el pan y la sal. Tal vez se deba a la necesidad freudiana de matar al padre para poder crecer o a que Internet permite difundir las opiniones como nunca podrían hacerlo antes, al tiempo que por la falta de contexto muchas veces lo que uno quiere decir no se corresponde con lo que el lector interpreta (algo así como: “es que en el interior de la casa…”). No lo sé. No me importa. Yo si reconozco a Gygax su mérito.

Igual que hubo otros que Colón pero él es el descubridor porque volvió y lo hizo publico, Gygax es el primero. La idea puede que estuviera en el ambiente pero fue él quien la plasmo negro sobre blanco. Si en vez de Gygax hubiese sido Pepito y hubiera muerto el 4 de marzo esto iría dedicado a Pepito. No fue así. Gygax fue el primero. Gygax fue quien murió el 4 de marzo. No ha pagado nuestras hipotecas pero nos ha dado algo.

Gracias señor Gygax.
5 comentarios

Entradas populares de este blog

Redención, el JdR

Saludos, pacientes lectores; ¿es mi imaginación o cada vez me parezco más (metafóricamente) al conejo de Alicia en el país de las maravillas? ya sabéis, por eso de llegar tarde y no por... ahora que lo releeo, la frase anterior suena fatal... en fin, el caso es que, una vez más, este pobre villano vuelve a actualizar cuando puede (que el tiempo es escaso por estos lares) pero vayamos al grano que es lo que realmente os interesa. Lo que tenemos hoy para vosotros es un comentario del juego de rol Redención, que supongo que el que más y el que menos lo conocerá aunque no lo haya leído; seguro que para este grupo de gente será interesante lo que nuestro estimado Tiglat (saluda majo) tenga que decirnos. Aviso (para que luego no me tachen de traidor): este artículo tiene spoilers muy gordos sobre la ambientación así que avisados estáis (bueno, la verdad es que el autor también avisa cuando toca pero, como dice el refrán, mejor cenar dos veces que dar explicaciones).

Y ahora sí, sin más rollo…

Segunda estrella a la derecha, todo recto hacia el mañana

Saludos a todos

Retomando lo comentado ayer, en efecto, el que suscribe es bastante fan de la ciencia ficción en general y con bastante cariño por Star Trek en particular; tanto es así que hace unos años, creo que en las primeras Barnalúdicas, le comenté a Trukulo mis más y mis menos con las diferentes encarnaciones roleras del universo de Gene Roddenberry y su respuesta fue algo así como "pero si es muy fácil, háztelo tú mismo. Pillas el Rápido y Fácil, diez minutos hackeándolo y ya tienes tu juego". Aunque su propuesta me gustó y estuvimos un rato trabajando en ello, con el paso de los días y las notas que iba recolectando, aquello lo iba retorciendo más y más en busca de mi idea de la ambientación, tanto fue así que cuando nos volvimos a juntar y le comenté todo lo que había hecho... digamos que frunció un poco el ceño al tiempo de un "iyo, esto ya no es RyF y visto lo que quieres hacer ¿no te sería más fácil crear uno de cero?". Razón no le faltaba así que a el…

Las momias y los juegos de rol (parte 1 de 2)

All the old paintings on the tombsThey do the sand dance don't you know If they move too quick (oh whey oh) They're falling down like a domino.
“Walk like an egyptian” The Bangles

-¡Ya te vale, papá! ¡Has resucitado a otra momia y aquí pone que controla el poder de los cinco elementos!
La Momia III: La tumba del emperador dragón


MOMIAS Y JUEGOS DE ROL

(por Magus)
Me encontraba tranquilamente dedicado a la tarea de cortar unas hojas de nabicol para hacerme un nutritivo y suculento caldo de verduras para combatir el frío y el mal tiempo, cuando de repente me hice un corte en un dedo. Acudí a mi botiquín (un bisturí, una sierra de cortar huesos y un poco de cloroformo nunca pueden faltar en una casa) y me di cuenta de que me había quedado sin tiritas. De repente me fijé en el rollo de esparadrapo y tuve una repentina inspiración: ¿Por qué no hacer un artículo sobre momias y juegos de rol para Baúl Bizarr…