Ir al contenido principal

Changelings y los juegos de rol (parte 1 de 2)

Saludos a todos. Después de las fiestas y resacas típicas de estas fechas, aquí estamos de nuevo concretamente con un artículo que me consta que algunos estaban esperando con ansia (y no digo nombres) y que gracias a nuestra fuente de conocimiento particular (sí Magus, ese eres tú) aquí os traemos en vivo y en riguroso directo, así que ya sin más...


CHANGELINGS Y JUEGOS DE ROL

Los vampiros no existen. Son criaturas de fantasía como los duendes, las hadas o los esquimales.

-Homer Simpson.

Dicen que existen pocas alegrías igualables a la de ser padre, y aunque personalmente no he disfrutado de ese privilegio, recientemente tuve la oportunidad de sostener entre mis brazos al hijo de uno mis amigos, una pequeña criaturita de pocos días, sonrosadita y adormilada, que se aferró a mi meñique mientras me miraba con sus ojillos azulados.

Y sonrió.

Y yo le devolví la sonrisa, al tiempo que sentía como una carga electrizante inundaba todo mi ser y a su paso dejaba el fruto de una repentina inspiración: ¿Por qué no escribir un artículo sobre changelings y niños feéricos para Baúl Bizarro?

Así que al volver a casa puse manos a la obra y he aquí el resultado.


FOLKLORE Y LEYENDAS

Seguramente muchos de vosotros os estaréis preguntando: “¿De qué carajo va a desbarrar hoy el tarado éste…?” (1) Y no sin razón, puesto que se trata de un término relativamente desconocido, salvo para quienes por un motivo u otro se han dedicado a estudios antropológicos y folklóricos sobre duendes y hadas. Otros posiblemente lo conozcáis, aunque no por ese término. Muchos antropólogos y folkloristas han teorizado que las leyendas sobre los changelings y espíritus afines surgieron a menudo como explicaciones de niños deformes, incapacitados o simplemente extraños.

Bien, un “changeling” (que podría traducirse algo así como cambiante o cambiado) es un ser que aparece en diversos relatos y mitos sobre duendes y hadas. Por lo general se trata del hijo de un hada, troll, elfo, duende u otro tipo de criatura feérica que en secreto es dejado en lugar de un niño humano. En ocasiones las hadas dejan un trozo de madera o algún objeto encantado para que parezca un niño que enferma y muere y su secuestro pase desapercibido.

Los niños robados por las hadas son secuestrados por diversos motivos: convertirlos en esclavos, por salvar al niño de los malos tratos de sus padres o para vengarse de unos humanos que han causado algún daño (consciente o no) a las hadas. En algunas historias noruegas se dice que el robo de niños humanos se produce para evitar la endogamia de las hadas o para bendecir a los humanos con niños con poderes sobrenaturales. También se dice que los trolls consideran que los humanos tienen hijos más atractivos que los suyos, o que pueden darles mejor educación a sus propios hijos. En otra creencia más siniestra, se dice que las hadas pagaban tributos al infierno con niños, y para evitar entregar a los suyos, robaban niños humanos, dejando a los suyos en un lugar seguro. Otra versión no muy agradable es que las hadas se comen a los niños robados y el niño changeling roba la energía a sus padres humanos, y cuando todos los humanos han muerto las hadas buscan nuevas presas.

Respecto a los changelings que son cuidados por padres humanos se dice que se alimentan de sus madres, dejándoles arañazos en los pezones o el cuello, debilitándolas progresivamente hasta matarlas. Cualquiera que trate de interferir en el proceso puede resultar asesinado o herido.

Para descubrir la presencia de un changeling existen diversos indicios como un apetito voraz, un temperamento maligno, dificultades para moverse e incluso deformidades y rasgos desagradables. En algunas leyendas se habla de un tinte verdoso en la piel, orejas puntiagudas, y por la costumbre de los changelings de rechazar el calzado y caminar descalzos siempre que les resulta posible. Los changelings también muestran una inteligencia muy poco corriente para los niños de su edad, así como un carácter extraño, y si se les corta el pelo, les vuelve a crecer a su longitud anterior a la mañana siguiente. Sus ojos normalmente son verdes o de un color marrón similar a la tierra. También crecen más lentamente que los humanos.

Si los changelings son descubiertos a tiempo, sus padres feéricos deben devolver el niño humano que robaron. Según otros relatos las hadas sólo pueden llevarse a niños sin bautizar, y el bautismo se convierte en una protección conveniente. En el folklore irlandés, si el changeling es arrojado al fuego, saltará por la chimenea y regresará el niño humano.

En el folklore escandinavo los padres humanos pueden forzar el regreso del niño robado tratando con crueldad al changeling, azotándolo o metiéndolo en un horno encendido. En al menos un caso una mujer fue llevada a los tribunales por haber matado a su hijo en un horno siguiendo esta creencia. No obstante existe un cuento nórdico en el que los vecinos aconsejan a la madre adoptiva de un changeling que lo maltrate para que los trolls le devuelvan a su hijo, pero ella se niega, incapaz de maltratar a un niño inocente a pesar de conocer su naturaleza. Cuando su marido le exige que se deshaga del changeling, ella se niega y el marido la abandona. En ese momento el hombre se encuentra su hijo libre en el bosque, que le explica que como su madre nunca fue cruel con el changeling, los trolls nunca fueron crueles con él, y que cuando la mujer sacrificó lo que más quería, su marido, los trolls lo liberaron. Este cuento sufrió una revisión por parte de la escritora Helena Nyblom, en el que el papel del niño perdido es ocupado por una princesa sustituida por una niña troll.

En un cuento de los hermanos Grimm se cuenta cómo una mujer, que sospechaba que su niño había sido cambiado, comenzó servir cerveza en cáscaras de bellota. El changeling murmuró: “soy tan viejo como un roble pero jamás había visto servir cerveza en una bellota”. Entonces desapareció y el niño humano fue devuelto. En otros relatos similares se utilizan cáscaras de huevo para servir comida y bebida y hacer que el changeling se descubra.

Para deshacerse de un changeling se utilizan diversos hechizos como colocar un abrigo, camisa o prenda al revés o unas tijeras abiertas de hierro en el lugar donde duerme, o simplemente amenazarlo con un objeto de hierro o sagrado. Una infusión de dedalera también constituye un remedio para expulsarlos.

Como ocurre en gran parte con el conocimiento de hadas y duendes, las leyendas sobre changelings y “niños perdidos” proceden en gran parte del folklore oral, con versiones muy diferentes por toda Europa. La creencia en los changelings ha continuado hasta época relativamente reciente. Reciben el nombre de midbul (Malta), xaninos (Asturias), plentyn newid (Gales), etc. El ogbanje (Nigeria) es un espíritu malicioso que se manifiesta como un aborto espontáneo o como un niño que muere a corta edad con el único propósito de atormentar a la madre. La única forma de deshacerse de él es encontrar y destruir su iyi-uwa, un objeto que le permite entrar en el mundo de los mortales. El aswang (Filipinas) es una especie de necrófago que devora a sus víctimas y en ocasiones deja duplicados de materia vegetal de las mismas detrás, que parecen enfermar y morir al poco tiempo, ocultando así las depredaciones del espíritu.

Existen varios casos históricos que reflejan que la creencia en los changelings podía llevar a consecuencias peligrosas. En 1826 Anne Roche bañó a Michael Leahy, un niño de cuatro años que no podía hablar ni levantarse tres veces en el río Flesk, donde terminó ahogándolo. Aunque juró que quería expulsar al hada que había en él, el tribunal la condenó por asesinato. En 1895 en Irlanda, tras sufrir una breve enfermedad, Bridget Cleary fue asesinada por varias personas, entre ellas su marido y parientes, que creían que había sido cambiada por las hadas. Algunos creen que su marido Michael inventó la historia para matarla, pero en cualquier caso los asesinos fueron condenados por “homicidio involuntario”, ya que creían haber matado a un hada y no a Bridget Cleary.


LITERATURA Y CINE

Respecto a su presencia literaria, bien de forma directa o sutil, existen algunos ejemplos, especialmente en el género de los cuentos de hadas y los relatos sobre criaturas feéricas, sin embargo la mayor parte de los relatos sobre este tipo de criaturas no se extienden hasta bien entrado el siglo XX.

En “El sueño de una noche de verano” (1600) de William Shakespeare, el rey Oberón y la reina Titania de las hadas discuten y se pelean por la posesión de un niño robado. El cuento de “Peter Pan” (1904) de James M. Barrie muestra a los “niños perdidos” de la isla de Nunca Jamás, que han huido del mundo de los humanos para vivir en un mundo de fantasía. Sin embargo puede decirse que su presencia es muy ocasional. Aunque más relacionada con la ciencia-ficción, la novela “Los cucos de Midwich” (1957), de John Whydam, mejor conocida por su adaptación cinematográfica “El pueblo de los malditos” (1960), muestra el nacimiento de un grupo de niños con extraños poderes que atemoriza a los habitantes de un pueblo inglés.

En “La espada rota” (1954), de Poul Anderson, un niño mortal es cambiado por un changeling. Aunque casi idénticos en apariencia, el changeling es especialmente violento y agresivo. Roger Zelazny en “Changeling” (1981) muestra la historia de un niño robado y un niño changeling, que encajan mal en los mundos que les toca vivir. En “La hija del dragón de hierro” (1993) de Michael Swanwick, la heroína Jane es una changeling que fue robada por las hadas para trabajar en una fábrica.

“Cuento de hadas” (1988), de Raymond E. Feist cuenta una historia ambientada en el Nueva York Moderno, en la que el descubrimiento de un túmulo lleva a un peligroso contacto entre el mundo de los hombres y el de las hadas y la aparición de changelings.

En la novela “El niño robado” (2006) Keith Donohue habla sobre la vida de un changeling desde el punto de vista de dos niños, uno de los cuales es evidentemente autista. Esta novela fue inspirada por el poema del mismo título (1916) de William Butler Yeats.

Entre las adaptaciones cinematográficas, aparte de la ya mencionada “El pueblo de los malditos”, la película “El Changeling” (1980) está basada sobre el misterio de la investigación de un niño fantasmal. En el año 2008 se realizó otra película del mismo título que cuenta una historia metafórica basada en un hecho real sobre una madre cuyo hijo ha sido secuestrado y sustituido con un impostor por la policía de Los Ángeles para ocultar su incompetencia para encontrar al niño perdido.

En la película“Dentro del Laberinto” (1986), la protagonista, una adolescente imaginativa, se ve obligada a emprender una carrera contra el tiempo para rescatar a su hermano pequeño del poder del rey de los goblins antes de que lo convierta en uno de ellos.

En “El laberinto del fauno” (2006) la joven heroína supuestamente es una princesa de las hadas que ha olvidado su verdadera identidad. Si la historia es verdad o sólo fruto de la imaginación de la niña, queda a interpretación del espectador, aunque varios elementos de la historia sólo son atribuibles a la magia.

Respecto a las series de televisión, los changelings o su concepto aparecen muy ocasionalmente en algún episodio de series como David el Gnomo, Star Trek, Sobrenatural, o Harry Dresden.

(1) Juego al rol y sé donde vives.


(continuará)
2 comentarios

Entradas populares de este blog

Redención, el JdR

Saludos, pacientes lectores; ¿es mi imaginación o cada vez me parezco más (metafóricamente) al conejo de Alicia en el país de las maravillas? ya sabéis, por eso de llegar tarde y no por... ahora que lo releeo, la frase anterior suena fatal... en fin, el caso es que, una vez más, este pobre villano vuelve a actualizar cuando puede (que el tiempo es escaso por estos lares) pero vayamos al grano que es lo que realmente os interesa. Lo que tenemos hoy para vosotros es un comentario del juego de rol Redención, que supongo que el que más y el que menos lo conocerá aunque no lo haya leído; seguro que para este grupo de gente será interesante lo que nuestro estimado Tiglat (saluda majo) tenga que decirnos. Aviso (para que luego no me tachen de traidor): este artículo tiene spoilers muy gordos sobre la ambientación así que avisados estáis (bueno, la verdad es que el autor también avisa cuando toca pero, como dice el refrán, mejor cenar dos veces que dar explicaciones).

Y ahora sí, sin más rollo…

Changelings y los juegos de rol (parte 2 de 2)

(1ª parte del artículo)

CHANGELING: EL ENSUEÑO

Para la quinta de sus líneas de juego del Mundo de Tinieblas la editorial White Wolf decidió adentrarse en el folklore y los mitos de las hadas, y el 1 de junio de 1995, presentaba Changeling: el Ensueño, escrito por Mark Rein·Hagen, Sam Chupp, Ian Lemke y Joshua Gabriel Timbrook. Gran parte de la inspiración sobre las criaturas feéricas procede principalmente del folklore gaélico, pero también introduce las leyendas de otras culturas como la nórdica, griega, india, etc.

Los personajes son changelings, almas feéricas renacidas en cuerpos humanos mediante un proceso iniciado por las propias hadas para protegerse mientras la magia y la imaginación desaparecían del mundo. Aunque los humanos niegan la existencia de los duendes, relegándolos a cuentos y leyendas, la persistencia de estas historias revela el deseo contenido por creer en lo increíble, pero debido a la actual configuración del mundo, limitado por la lógica y la razón, los humanos no…

Las momias y los juegos de rol (parte 1 de 2)

All the old paintings on the tombsThey do the sand dance don't you know If they move too quick (oh whey oh) They're falling down like a domino.
“Walk like an egyptian” The Bangles

-¡Ya te vale, papá! ¡Has resucitado a otra momia y aquí pone que controla el poder de los cinco elementos!
La Momia III: La tumba del emperador dragón


MOMIAS Y JUEGOS DE ROL

(por Magus)
Me encontraba tranquilamente dedicado a la tarea de cortar unas hojas de nabicol para hacerme un nutritivo y suculento caldo de verduras para combatir el frío y el mal tiempo, cuando de repente me hice un corte en un dedo. Acudí a mi botiquín (un bisturí, una sierra de cortar huesos y un poco de cloroformo nunca pueden faltar en una casa) y me di cuenta de que me había quedado sin tiritas. De repente me fijé en el rollo de esparadrapo y tuve una repentina inspiración: ¿Por qué no hacer un artículo sobre momias y juegos de rol para Baúl Bizarr…