Ir al contenido principal

De Profundis




Me hubiera gustado empezar este artículo con algo en plan "tras unas más que merecidas vacaciones" o algo así pero, sinceramente, estaría faltando a la verdad ¿y cuál es la verdad? en mi caso demasiado trabajo a horas que no se pueden llamar normales ni a la de tres y en cuanto al resto de los colaboradores... pues también; bueno eso y accesos de extrema vagancia, aunque no le pasa a todos, en concreto, no le pasa a aquel que parece que puede clonarse y hacer varias cosas a la vez (como leer un libro en sánscrito , hablarte de lo que sabe de los vampiros de la India en el siglo VIII y con el tiempo que le sobra, te escribe un fanzine) me estoy refiriendo, por supuesto, a nuestro queridísimo Sr. Magus (saluda majo). En esta ocasión nos trae un comentario de un juego de rol que no es un juego de rol tradicional pero que es viejo o por lo menos los personajes lo son... Dios, qué mal se me da explicarme... mejor que lo haga el propio Magus. Y ya sin más demora...


DE PROFUNDIS: CARTAS DESDE EL ABISMO

Con un título que nos remite a una carta de Oscar Wilde desde su prisión, debido a su conducta homosexual reñida con la moral victoriana, “De Profundis: Cartas desde el Abismo” también nos introduce a una nueva modalidad de juego mediante el intercambio de cartas y diarios personales con gran libertad interpretativa, con muy pocas reglas en un sentido estricto, y donde realmente prima la imaginación. No puede considerarse realmente un juego de rol, sino quizás uno de sus antecesores, pues ya desde principios del siglo XX distintos círculos de escritores y aficionados a la literatura intercambiaban correspondencia forjando nuevas personalidades y creando nuevas historias producto de estos intercambios epistolares. Entre estos círculos cabe destacar el de H.P. Lovecraft, principal inspiración de “De Profundis.”




EL JUEGO


De Profundis, escrito en Polonia en 1999 por Michael Oracz, fue publicado originalmente por la editorial Hogshead Publishing en forma de librito, pero en España, la editorial Edge Entertainmet convirtió la idea en una carpeta de cartoné con motivos abstractos y oníricos azulados, que también sirve como portada, créditos e índice, que contiene una serie de 36 cartas impresas sobre grueso papel satinado de aspecto envejecido, todo ello por 9,95 € (posiblemente mucho menos en saldos de librerías y tiendas de segunda mano), y que consiguen proporcionar una atmósfera inquietante al contenido.


A partir de la lectura de estas cartas, presentadas como un manuscrito abandonado en misteriosas circunstancias, Michael Oracz revela una forma de narración interpretativa, donde no hay tablas ni reglas estrictas, y donde muestra no sólo lo que sería el juego en sí, sino distintas formas de abordarlo.


En primer lugar, la ambientación narrativa o psicodrama puede producirse o bien en la actualidad o en una ambientación consensuada por los participantes, si bien el autor aconseja el trasfondo de la década de 1920, en una ambientación plenamente ambientada en los mitos de H.P. Lovecraft, lo que sin duda confiere la ventaja de su legado literario y el de sus continuadores como modelo de inspiración. Sin embargo, el autor del juego trata de ir más allá, aconsejando a los jugadores que no se remitan a las novelas escritas, sino que interpreten la realidad que les rodea con las señales, estilo y rasgos que el escritor de Providence utilizaba en sus relatos, pero además introduciendo historias y mitos propios.

Por otra parte no existe un Director de Juego establecido, todos los participantes escriben en una situación de igualdad y actividad, lo cual por otra parte requiere una gran responsabilidad por parte de cada uno tratando de no acaparar la atención y el protagonismo de la historia, ni recaer en tópicos utilizados por otros jugadores. Como recomendación el autor no sólo remite a H.P. Lovecraft como fuente de inspiración, sino también a las novelas de terror y ficción de los siglos XIX y XX. De hecho, gran parte de De Profundis se centra sobre todo en la creación de personajes jugadores creíbles, elección de temas, ritmos narrativos, modismos de escritura, interacción, etc.



Aparte de responsabilidad, los requisitos del juego requieren madurez y seriedad a la hora de elaborar historias y cartas. Michael Oracz aconseja el uso únicamente de cuartillas escritas a mano, para fomentar la dedicación y el cuidado de los jugadores, que quizás ante la comodidad y rapidez ofrecida por el correo electrónico y las tecnologías modernas podrían descuidar su escritura y el cultivo de la imaginación.


Pero aparte del intercambio de correspondencia interactivo entre varios jugadores, Michael Oracz también describe otras formas de juego psicodramático: historias en solitario e individuales que se pueden consignar en diarios y libros de notas que se pueden compartir una vez concluidos, y cuya estructura constituye una forma de narración clásica en los relatos de terror. Asimismo, el autor también plantea la posibilidad de alternar el psicodrama como complemento de partidas de juegos de rol en mesa. Su única recomendación es guardar siempre copia de todas las cartas y relatos escritos para que puedan ser utilizados para revivir las experiencias sufridas en cualquier momento del futuro.

Por último, el juego señala la existencia de las sociedades De Profundis, semejantes a las redes de “Pen Pals” y de intercambio literario, con las que se puede trabar contacto por internet y correo ordinario, como http://psychocorp.net/deprofundis/ La alternativa es jugar con un grupo reducido y conocido de personas a semejanza de una partida tradicional de rol.




VALORACIÓN FINAL


De Profundis, como testimonio de otra época, resulta muy difícil de jugar en los tiempos modernos, pues la dedicación que requiere no está al alcance de todos los grupos de juego. De hecho, muchas de las sociedades de psicodrama han “sucumbido” al encanto tecnológico y plantean el intercambio de correspondencia a través de internet, aunque por otro lado el ámbito virtual también permite aderezar las cartas de los participantes con imágenes fotográficas alteradas y otros elementos de “atrezzo” que proporcionan gran profundidad al juego. Por otro lado, resulta interesante e irónico señalar que muchas partidas de rol en internet actualmente se realizan mediante intercambio de mensajes en los foros virtuales, un formato que si bien en muchos casos carece de las connotaciones literarias de “De Profundis”, no obstante mantiene su esencia de intercambio epistolar e interpretativo. Como siempre digo, la alternativa queda en vuestras manos.



---------------------------------------------------------------------------



Nota del tío que pone los espacios: Las dos últimas ilustraciones (magníficas, todo sea dicho) son obra de Michael Komarck así que si te pica la curiosidad y quieres ver algunas otras de sus creaciones, no dudes en pasar por su página.



--------------------------------------------------------------------------

2 comentarios

Entradas populares de este blog

Redención, el JdR

Saludos, pacientes lectores; ¿es mi imaginación o cada vez me parezco más (metafóricamente) al conejo de Alicia en el país de las maravillas? ya sabéis, por eso de llegar tarde y no por... ahora que lo releeo, la frase anterior suena fatal... en fin, el caso es que, una vez más, este pobre villano vuelve a actualizar cuando puede (que el tiempo es escaso por estos lares) pero vayamos al grano que es lo que realmente os interesa. Lo que tenemos hoy para vosotros es un comentario del juego de rol Redención, que supongo que el que más y el que menos lo conocerá aunque no lo haya leído; seguro que para este grupo de gente será interesante lo que nuestro estimado Tiglat (saluda majo) tenga que decirnos. Aviso (para que luego no me tachen de traidor): este artículo tiene spoilers muy gordos sobre la ambientación así que avisados estáis (bueno, la verdad es que el autor también avisa cuando toca pero, como dice el refrán, mejor cenar dos veces que dar explicaciones).

Y ahora sí, sin más rollo…

Segunda estrella a la derecha, todo recto hacia el mañana

Saludos a todos

Retomando lo comentado ayer, en efecto, el que suscribe es bastante fan de la ciencia ficción en general y con bastante cariño por Star Trek en particular; tanto es así que hace unos años, creo que en las primeras Barnalúdicas, le comenté a Trukulo mis más y mis menos con las diferentes encarnaciones roleras del universo de Gene Roddenberry y su respuesta fue algo así como "pero si es muy fácil, háztelo tú mismo. Pillas el Rápido y Fácil, diez minutos hackeándolo y ya tienes tu juego". Aunque su propuesta me gustó y estuvimos un rato trabajando en ello, con el paso de los días y las notas que iba recolectando, aquello lo iba retorciendo más y más en busca de mi idea de la ambientación, tanto fue así que cuando nos volvimos a juntar y le comenté todo lo que había hecho... digamos que frunció un poco el ceño al tiempo de un "iyo, esto ya no es RyF y visto lo que quieres hacer ¿no te sería más fácil crear uno de cero?". Razón no le faltaba así que a el…

Las momias y los juegos de rol (parte 1 de 2)

All the old paintings on the tombsThey do the sand dance don't you know If they move too quick (oh whey oh) They're falling down like a domino.
“Walk like an egyptian” The Bangles

-¡Ya te vale, papá! ¡Has resucitado a otra momia y aquí pone que controla el poder de los cinco elementos!
La Momia III: La tumba del emperador dragón


MOMIAS Y JUEGOS DE ROL

(por Magus)
Me encontraba tranquilamente dedicado a la tarea de cortar unas hojas de nabicol para hacerme un nutritivo y suculento caldo de verduras para combatir el frío y el mal tiempo, cuando de repente me hice un corte en un dedo. Acudí a mi botiquín (un bisturí, una sierra de cortar huesos y un poco de cloroformo nunca pueden faltar en una casa) y me di cuenta de que me había quedado sin tiritas. De repente me fijé en el rollo de esparadrapo y tuve una repentina inspiración: ¿Por qué no hacer un artículo sobre momias y juegos de rol para Baúl Bizarr…