sábado, junio 14, 2008

Homosexualidad y rol

Esta sí que no os la esperábais ¿eh?

Reconozco que no es un tema precisamente común en este mundillo ,ya que lo habitual en temas de sexo rolero suele ser el porqué tan pocas mujeres juegan al rol (a mi modo de ver, es una de esas conversaciones al nivel de discutir cuál es el verdadero sexo de los ángeles pero, en fín, de algo hay que hablar) por lo que cuando mi estimadísimo Sr. Magus tuvo la felíz idea de mandarme esta traducción correspondiendo con la inminencia del aniversario de los disturbios de Stonewall (que se conmemoran sobre el 28 de junio con el día del orgullo LGBT, es decir, lesbinana, gay, bisexual y transgénero) pues la pregunta fue ¿y porqué no? así que sin más demora aquí os dejo con este artículo que espero que cuanto menos os resulte interesante.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El siguiente artículo ha sido traducido libremente del nº 48 de la revista White Wolf Magazine.



LA HOMOSEXUALIDAD COMO UN DADO DE TRES CARAS



Por Terry Amthor


Hace casi un año Travis Williams escribió un artículo sobre los afroamericanos en los juegos de rol, y ahora me han pedido que escriba sobre un tópico relacionado: los gays y los juegos. Como en cualquier discusión sobre identidades lúdicas, la mía cae de forma natural en dos categorías: jugadores y personajes. Negros y gays son dos minorías –presentes en el mundo de los juegos de rol- pero ahí es donde termina la semejanza.

Un par de advertencias antes de continuar:



Primero, no intento sermonear a nadie, sino que aprovecho la oportunidad de educar a las personas con buenas intenciones pero desinformadas sobre los homosexuales. Muchos de vosotros posiblemente tengáis amigos gays y ni siquiera os habéis dado cuenta.



Segundo, hermanas lesbianas, a lo largo de la mayor parte del artículo voy a utilizar ejemplos gays sin ánimo de discriminar a nadie –sencillamente es lo que mejor conozco.



Personajes Gays en los Juegos de Rol



Este artículo me recuerda un intercambio de correo electrónico sobre el papel de las minorías en Star Trek, el juego de Rol. Hubo una charla sobre un personaje gay en el juego, pero él/ella nunca lo había manifestado abiertamente. “Como mínimo,” alguien se quejó “parece un poco gay”. Entonces alguien dijo “¿Es que hay un maricón por ahí?”. Ser gay no es como ser negro -todo está en el interi

or. A la vez es una bendición y una maldición; por lo menos no tienes que explicarle a tu madre que eres negro. Y aunque hay por ahí unos pocos enloquecidos supremacistas arios que creen que los afroamericanos son seres humanos de segunda clase, estos aprendices de nazi son despreciados por las personas razonables. Sin embargo, el sentimiento general de la población hacia los gays se encuentra más dividido. La mayor parte de la gente toma la actitud de vive y deja vivir… mientras no tengan que vernos vivir. Hablaremos de eso más tarde.



Por supuesto que existe una cultura negra del mismo modo que existe una cultura gay, pero mientras los afroamericanos disponen de una historia única en la tierra, ser gay trasciende las fronteras nacionales; ser negro no. Si tú eres “negro” en el mundo de Athas ™ , del juego de rol Dark Sun (por usar el ejemplo de Travis Williams), tu cultura no es igual a la de los afroamericanos del Sudeste de Washington D.C., que al mismo tiempo no tiene nada que ver con la cultura que rodea a una princesa nubia en el antiguo Egipto. Sin embargo, si eres un tío al que le gustan los tíos, te atraen los tíos, sin importar que estés mirando a ese guapo estudiante medio romulano a bordo del Enterprise, contemplando el uniforme sexy del superhéroe Megaman o vagabundeando por la Tierra Media (yo siempre he perdido los papeles por

Legolas).



El sexo (oh, lo he dicho) no era un asunto importante en los primeros tiempos de los juegos de rol, cuando los chicos prepúberes jugaban al D & D. Pero los tiempos han cambiado. Incluso antes de la aparición de los juegos de White Wolf, muchos grupos habían pasado de “jugar al rol” a interpretar en mayor profundidad a medida que crecían y se hacían más maduros. Las campañas se volvieron más sofisticadas y los problemas sociales se convirtieron en parte del juego.


Jugar con un personaje Gay o Bisexual



Uno de los defectos de los juegos de rol es que las situaciones y conflictos complejos tienden a simplificarse demasiado, o peor tod

avía, se convierten en estereotipos. Si eres heterosexual y quieres jugar con un personaje gay, está bien, pero no lo utilices como una excusa para ser un elfo “faérico” o alguna especie de

bardo afeminado. El estereotipo que muchas personas tienen de los gays es que todos somos una especie de criaturillas lloronas y débiles. Error. Sólo un pequeño porcentaje de homosexuales actúa de esa forma (algunos lo hacemos en ocasiones para bromear) pero la gran mayoría de los gays actúa y tiene un aspecto tan “heterosexual” como cualquier heterosexual.

De modo que, amigos heterosexuales, si las circunstancias os llevan a jugar con un personaje gay, la clave está en la comprensión. Durante la mayor parte del tiempo no debería actuar de forma diferente al modo en que lo haríais si fuese heterosexual, con una gran excepción: le gustan los chicos en lugar de las chicas. Por ejemplo, tú y tus compañeros entráis en una taberna a tomaros una cerveza. En lugar de echar un piropo a la camarera, deberías estar pensando que el atractivo forjador de la barra tiene un rostro bonito y que te sonrió esa tarde en la herrería… quizás deberías invitarle a un trago. Vas captando la idea.



Pero eso es sólo el principio. Los homosexuales no se encuentran más deseosos de tener un revolcón en el heno que los heterosexuales (eso no quiere decir que no nos guste divertirnos). Los gays también tienen relaciones estables y duraderas. Nos enamoramos como todo el mundo; tu personaje no debería ser diferente. Esto, sin embargo, puede ser un riesgo. Personalmente, tengo un personaje de AD&D con un novio no jugador del que se había enamorado con locura. El PNj que se opone a nuestro grupo lo supo, secuestró al amante de mi personaje y lo retuvo prisionero. Heterosexual o gay, es lo mismo: el amor puede ser un problema.



Naturalmente, esta clase de escenarios requiere madurez y sensibilidad por parte de los jugadores y el Director de Juego. Si quieres explorar una sexualidad alternativa en un juego, podrías querer comenzar jugando con un personaje bisexual, y después utilizar las relaciones heterosexuales del personaje como una guía.



Por supuesto, todo esto forma parte de ser un personaje homosexual: cómo te relacionas con los demás y lo que piensa el resto del mundo de ti. Los Directores de Juego que dirijan partidas con personajes homosexuales o bisexuales necesitarían aprender lo que las demás sociedades del mundo de juego piensan sobre esas orientaciones. La mayor parte de las personas que no aprueban la homosexualidad basan sus objeciones en una doctrina religiosa. Yo extrapolaría que las objeciones a la homosexualidad en un ambiente de juego provienen de dos fuentes: la religión, que parece considerar que la homosexualidad es una abominación porque corrompe el “verdadero” propósito del sexo –la procreación (“Joe, no vas a dejar embarazado a tu novio, ¡estáte quieto!”) y al hecho de que parece fastidiar e intranquilizar a algunos hombres heterosexuales, que desprecian la homosexualidad.



Ha llegado la hora de un breve sermón. Lo siento. Aguántame; será corto pero interesante.



En el caso de que alguien se esté llevando las manos a la cabeza, es necesario decir que no elegimos ser gays. Piénsalo: ¿Quién en su sano juicio elegiría una forma de vida que lleva a la persecución, denegación de derechos como el matrimonio y la incapacidad de hacer muchas cosas que los heterosexuales asumen con perfecta normalidad (como cogerse de las manos o –Dios lo prohíba- besarse en público)? ¿Quién eligiría ser golpeado, insultado o llamado pervertido? Sí, nosotros lo elegimos y es culpa nuestra. Uh, uh. No, los homosexuales nacen así (aunque algunos de nosotros luchen contra ello o intenten negarlo, finalmente no lo consiguen).



Estoy seguro de que cuando he mencionado a dos tíos besándose, muchos heterosexuales (incluso los liberales, tenedlo en cuenta), han pensado, “¡Ecks! ¡Dos hombres besándose!” Bueno, la primera vez que lo vi también me pareció bastante atrevido. Y bailar y… lo cogéis. Pero una vez te acostumbras (mientras nadie se sobrepase; yo no apruebo a nadie que sea un sobón y un guarro en público, gay o heterosexual), se vuelve bastante bonito.



Ahora hablemos sobre los personajes heterosexuales, bisexuales y gays todos juntos en la atmósfera íntima de un grupo de aventureros. Duermen juntos, se cambian de ropa, se bañan… esto comienza a parecerse al ejército ¿no? Ooops. Bien, yo creo que cuando los hombres y las mujeres se van de aventuras juntos pueden controlarse (¿), así que con otras orientaciones no tiene por qué ser diferente. Nosotros los gays podemos controlar nuestros impulsos sexuales como mínimo tan bien como nuestros compañeros heterosexuales. Sencillamente tenemos que hacerlo.



El Director de Juego debería tener en cuenta los factores mencionados con anterioridad cuando desarrolla los detalles de un juego en el que introduce personajes homosexuales. En un ambiente de fantasía con un panteón de dioses (como el Mundo de las Sombras de ICE), algunas deidades (y sus religiones) podrían abrazar abiertamente la homosexualidad, mientras que otras podrían considerarla una abominación. A otras podría no preocuparles. La homosexualidad también podría tener una base racial. Los elfos podrían ser innatamente bisexuales (¡al vivir para siempre es lógico pensar que querrán probar de todo!), pero ciertos grupos varoniles podrían considerar la homosexualidad un pecado castigado con la muerte. Quizás el lesbianismo esté aceptado pero la homosexualidad masculina esté prohibida. Parte del desafío de jugar con un personaje gay podría ser que sea homosexual pero viva en una sociedad que no acepta la homosexualidad. Hay muchas posibilidades. Jugar con un personaje gay puede ser una experiencia enriquecedora para todo el grupo. También puede proporcionar diversión, que en última instancia es lo que deben tener los juegos de rol.


Jugadores. ¿Hay jugadores gays?



Creo que en los últimos años ha habido un influjo de gays en los juegos de rol, y la mayor parte del mérito se encuentra a los pies de… sí, White Wolf. ¿Por qué? Vampiro. No es que White Wolf invite a la homosexualidad, tenlo en cuenta. Mark Rein Hagen afirma que White Wolf hizo aparecer una nueva clase de jugador, pero cuando surgieron individuos que tiran de los hilos vestidos de negro, ojos de máscara, desencantados oyentes de Cure/Morrisey, también aparecieron varios homosexuales.



Y White Wolf no podría haberlo hecho sin Anne Rice. He asistido a dos sesiones de firma de libros de Anne Rice, en Miami y Washington D.C. La homosexualidad era un tema distintivo para los fans. Enfrentémoslo, los libros de vampiros son muy homoeróticos –la verdad es que todos mis amigos gays han leído todos los libros de Lestat. Hay dos razones detrás de la popularidad de Anne Rice entre el público gay: una es el obvio ambiente homoerótico que recorre toda su obra; la otra es la asociación del vampiro como un extraño. Los gays pueden identificarse con estos tipos. Nos parecemos a los mortales pero por dentro somos muy diferentes. Nosotros somos extraños, como los vampiros. Tenemos que aparentar que somos “normales” o enfrentarnos a la persecución.



Y entonces llegó el juego de Vampiro, con un ambiente muy atractivo y con un sistema muy simple. Fue un desahogo para miles de adolescentes angustiados y desencantados. Y al contrario que AD&D Vampiro introducía nuevas opciones para una interpretación más profunda.



Oh, y volviendo a la pregunta del presente epígrafe, por supuesto que hay unos pocos homosexuales circulando por el mundo de los juegos de rol, e incluso hay unos pocos de nosotros trabajando en la industria del juego. Pero, como en la sociedad en general, muchos de nosotros han elegido no manifestar abiertamente su orientación sexual. Esto es particularmente cierto en los juegos de rol, debido a que la mayoría de los jugadores se encuentran en plena adolescencia o alrededor de los veinte años y todavía no están seguros sobre su sexualidad.


Finalmente


Espero haber animado a algunas personas a probar con un nuevo aspecto de los juegos de rol en el que no habían reparado con anterioridad o que no habían intentado con seriedad. Los juegos de rol tienen mala prensa entre la gente que no los comprende, pero entre los jugadores espero que estos consejos os sirvan como una experiencia positiva. De modo que la próxima vez que crees tu personaje piensa en una cosa más: -¿Fuerza? ¿Puntos de vida? ¿Orientación sexual? Y si a alguien le molesta, peor para ellos. Y ahora vete a rescatar a ese príncipe tan guapo.