domingo, mayo 11, 2008

La mafia y los juegos de rol

Sin que sirva de precedente, intentémos una introducción cortita: revisando el material de mis estanterías me topé por un curioso suplemento llamado Tony Digerolamo's complete Mafia for D20, lo que me recordó un excelente artículo de nuestro estimadísimo Sr. Magus que me fue enviado hace algún tiempo y que no encontré momento para colgargo por estos lares; craso error que pretendo enmendar ahora mismo, así que veamos que nos tiene que contar nuestro bloggero más dicharachero sobre los compatriotas de Tony Soprano.

Ah, quizás caiga un comentario sobre este Mafia for D20... algún día.


LA MAFIA Y LOS JUEGOS DE ROL





Luca Brasi le puso una pistola en la cabeza, y mi padre le garantizó que pondría algo en el contrato: sus sesos o su firma. Ésa es una historia real. Ésa es mi familia, Kay.

-Michael Corleone, El Padrino.

Bien, bien, bien. Pues en el día de hoy vamos a echar un vistazo a un tema tópico y poco trillado en el mundo de los juegos de rol. De modo que arreglaos la corbata, chasquead vuestros nudillos y tomad asiento, mientras nos adentramos, al menos de forma introductoria en un tópico criminal, exagerado por las nociones románticas del cine y la cultura popular; la mafia.

Sin embargo, lo cierto es que esta imagen ficticia no se aproxima demasiado a la verdad del mundo real. Poco del glamour y el encanto asociado con los gansters y criminales de principios y mediados del siglo XX tiene validez, pues además la Mafia ha ido desmoronándose con el paso de los años, deshidratándose desde dentro y negándose a envejecer con dignidad.


¿QUÉ ES LA MAFIA?

La Mafia, también denominada a menudo como la Cosa Nostra, no posee unos orígenes demasiado claros, al tratarse de una organización clandestina, pero parece que en sus principios se trataba de una confederación siciliana dedicada a la protección, y posteriormente al crimen organizado. Sus miembros se denominaban a sí mismos mafiosi “hombres de honor, y se regían mediante una serie de directrices y códigos honor, supuestamente inviolables. Aunque algunos historiadores quieren remontar sus orígenes al siglo XIII y a las “Vísperas Sicilianas”, lo más probable es que las organizaciones mafiosas surgieran asociadas a las bandas marginales y de bandoleros del siglo XIX.



En Estados Unidos, a comienzos del siglo XX, y heredando la tradición de las bandas criminales del siglo XIX, la mafia se convirtió en una organización criminal, dirigida más notoriamente por inmigrantes italianos, aunque también irlandeses y judíos, que floreció con la prohibición del consumo de alcohol durante la década de 1920 (la Ley Seca) y que comenzó a perder influencia en la década de 1980. No obstante durante estas décadas, las diferentes organizaciones mafiosas consiguieron crear una imagen de peligrosidad y fascinación que terminaría formando parte de la cultura popular estadounidense.


Con el paso del tiempo y actualmente, el término mafia, que en sus orígenes se refería a la organización siciliana, ha generalizado su significado y se emplea para designar a los grandes grupos del crimen organizado, independientemente de su procedencia nacional o étnica.


PRINCIPALES ORGANIZACIONES MAFIOSAS


Aunque se tiende a asociar a la Mafia como una organización generalizadamente italiana, en concreto sus orígenes pueden establecerse en Sicilia, entre los gabelloti (aparceros) que controlaban la propiedad rual de la isla en ocasiones en connivencia con la aristocracia y los terratenientes y se reconocían entre ellos. Los mafiosi se concentraban en el oeste de la isla, sobre todo en la ciudad de Palermo. Varios de sus miembros emigraron a los Estados Unidos, especialmente a la ciudad de Nueva York, y la tendencia se acentuó durante el gobierno fascista de Benito Mussolini, que provocó la huida de muchos mafiosos al Nuevo Mundo, huyendo de las autoridades italianas. La influencia de la mafia en la política italiana es considerada un hecho, aunque raramente sus conexiones han sido demostradas.


La Camorra de Nápoles, aunque surge de una organización similar a la Mafia siciliana, se mantuvo más alejada de la política, pero sus miembros también se dedicaron a actividades chantaje, contrabando, robos y asesinatos. Aunque tuvieron precedentes en los siglos anteriores, los Camorristi salieron a la luz en 1830 y tuvieron un papel nada despreciable en el proceso de unificación de Italia, aliándose con los nacionalistas italianos de Giuseppe Garibaldi. Tras la unificación en 1870 se llevó a cabo un intento infructuoso de convertir a los camorristas en policías, que no fue adelante. A principios del siglo XX prácticamente gobernaban la ciudad de Nápoles. La organización sufrió un duro golpe en 1922 con el ascenso al poder de Benito Mussolini, y muchos de sus dirigentes tuvieron que huir de Italia.

La Ndrangheta o Mafia Calabresa, aunque comenzó con unos orígenes bastante discretos y humildes, actualmente es quizás una de las organizaciones más poderosas e influyentes del crimen organizado en Italia.


Otras organizaciones criminales han surgido de forma independiente en el mundo y también disponen de sus propias tradiciones y códigos de actuación, ya sea con cierta tradición histórica como las Tríadas y Tongs (China), la Yakuza (Japón), la Orekhovskaya (Rusia), o simplemente grupos criminales que adquieren suficiente fuerza como para formar un sistema organizativo y distintivo, entre los que se encontrarían grupos de muy diverso tamaño e influencia, métodos y actividades, dispersos por todo el mundo: carteles colombianos, mexicanos, nigerianos, keniatas, filipinos, etc.


Estos grupos adquirieron presencia y renombre en los Estados Unidos, siguiendo las oleadas de emigración de los siglos XIX y XX, y muy pronto encontraron una posición en el submundo criminal de las ciudades de la Costa Este, explotando diversos negocios clandestinos y muy especialmente el contrabando clandestino de alcohol, que les proporcionó enormes beneficios durante la época de la Prohibición (1920-1933), y que inevitablemente ha quedado asociada a la presencia de estas organizaciones criminales. Aunque no tan conocidas, familias y organizaciones mafiosas, también tuvieron –y tienen- una importante presencia en los países latinoamericanos.


Sin embargo, puede decirse que el apogeo de la Mafia en Estados Unidos comenzó su declive definitivo en la década de 1970. Los sucesivos golpes policiales, la jubilación y desaparición de las viejas generaciones de gánsters han provocado la fragmentación y disolución de muchas familias mafiosas, que actualmente no son tan relevantes como otros recién llegados, como las tríadas y tongs. De la misma forma que la época de las bandas y pandillas del siglo XIX terminó con el auge de la Mafia, ésta a su vez ha dejado paso a una nueva cultura criminal, quizás no con el mismo encanto…pero el tiempo lo dirá.



RECURSOS

De igual forma que el género del Western, la industria cinematográfica de Hollywood pronto se hizo eco de las posibilidades que ofrecía el submundo criminal de los gánsters y mafiosos de las décadas de 1920 y 1930 y muy pronto comenzó a caracterizar y perfilar una cultura criminal, tiñéndola con una dosis

nada despreciable de romanticismo. No fue el cine el único en tomar buena nota de las posibilidades de las “hazañas” de los criminales y la leyenda también tomó forma en el ámbito de la literatura.


Un hecho que es necesario tener muy en cuenta es que la Mafia de El Padrino o de Los Soprano no tiene nada que ver con la Mafia del mundo real a pesar de las similitudes que pretende mostrar, sino una mezcolanza de tópicos para proporcionar entretenimiento, y sin embargo son estos tópicos los que resultan mucho más divertido y útiles para crear historias a las que jugar.


Uno de los retos a tener en cuenta que un Director de Juego debe tener a la hora de comenzar a jugar es cómo unir los propósitos de los jugadores y la Mafia, en su sentido más amplio, proporciona un sentido de organización, además de toda una serie de argumentos e historias para explotar. Y no es necesario limitarse a los propios mafiosos, sus adversarios entre la policía y las fuerzas del orden ofrecen también un amplio abanico de organizaciones con su propia leyenda popular asociada: no hay que olvidar por ejemplo, que frente a la banda de Al Capone hay unos Intocables de Eliott Ness. Y el juego no se termina en un enfrentamiento entre policías y ladrones: camareros, corredores de apuestas, empresarios y toda una serie de personajes complementarios pero cuya presencia es indispensable para proporcionar color y profundidad a una historia que explore las posibilidades de los grupos mafiosos, así como los distintos giros ofrecidos por las relaciones internas de la Mafia, los enfrentamientos entre bandas y líderes mafiosos, todo aderezado con vendettas e intereses personales.


Sería poco menos que inútil pretender hacer un recorrido detallado y exhaustivo por toda la bibliografía y género cinematográfico asociado con la Mafia y los grupos mafiosos, pero sí hay una serie de referentes e iconos a tener en cuenta. En el ámbito del cine y la televisión la obra de referencia es sin duda El Padrino y sus secuelas, añadiendo la reciente serie de Los Soprano. Asimismo, existen numerosas películas y documentales biográficos en torno a la vida de figuras reales como Al Capone, Lucky Luciano y otros gánsters y mafiosos de triste fama (o infamia). También merecen la pena otros títulos como Bugsy Diesel, Muerte entre las Flores, Camino a la Perdición, los Intocables de Elliot Ness o El Clan de los Irlandeses. Sólo por citar unos pocos ejemplos destacables, y ampliando la perspectiva, Una historia del Bronx o Brother.

Por lo que se refiere a la literatura, aunque no toda la novela negra está directamente relacionada con la mafia, esta organización dispone de un lugar preeminente y destacado en muchos relatos. Asimismo, y desde un punto de vista más objetivo y menos mítico existen una serie de libros en los que se estudia en detalle la historia y forma de organización. Asimismo, recientemente la historia de la mafia de Nueva York ha encontrado su lugar en el mundo del cómic, La Cosa Nostra, que aunque hace una presentación fidedigna de la misma, no obstante en parte también recae en el encanto literario.



JUEGOS DE ROL


Y desde luego un terreno tan rico en oportunidades para oportunidades de aventuras no podía ser desechado por la posibilidad de los juegos de rol, y aunque la presencia del género de espada y brujería es mayoritario, las historias de gánsters también se han construido su propio lugar. En España, el indiscutiblemente y prácticamente único representante del género es Rol Negro.

Rol Negro fue el primer proyecto de Ediciones Sombra, publicado en noviembre de 2005, un juego de rol que ha aprovechado todas las oportunidades anteriormente citadas, tanto de la literatura, del cómic, el cine y la televisión, bebiendo de todas esas fuentes. El juego presenta Cunia, la Ciudad del Dolor un entorno perfecto y adecuado para desarrollar aventuras en género negro con sus elementos característicos: un ambiente urbano, una sociedad corrupta y la eterna lucha entre lo correcto y lo incorrecto, con una trama abierta para interpretar desde un policía o investigador minucioso hasta el matón mafioso con un extraño código de honor.


Otros juegos publicados en España, también han traducido varios suplementos relacionados directa o indirectamente con la Mafia: Desde Mundo de Tinieblas: Mafia, que describe esta organización para el universo de White Wolf, pasando por Estirpe de Oriente: Calles Asesinas, que describe superficialmente las organizaciones criminales de Oriente, o Crónicas Giovanni IV: Nuova Malattia, una aventura situada en el ascenso de la mafia de Boston. Asimismo, El Rey de Chicago, para la Llamada de Cthulhu presenta un escenario ambientado en la Ciudad del Viento durante la época de la Ley Seca y del temido Al Capone.




Y bueno, como toda ambientación alternativa, el mundo mítico de la mafia y el submundo del crimen organizado presenta elecciones y desafíos en abundancia para garantizar un entretenimiento renovado para las partidas habituales. Independientemente del sistema que elijas con un poco de esfuerzo y voluntad sin duda podrás crear aventuras y tramas que atraigan el interés de tus jugadores, o por lo menos, puedes intentarlo. En cualquier caso, la decisión queda en tus manos.